© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

Presentado también en

Desterrar Corrupción e Impunidad para transformar a México: AMLO

December 1, 2018

 

 

* Nada ha dañado más al país que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría, que ha lucrado con el influyentismo, sentenció el presidente constitucional en su toma de posesión.

 

José Luis Sarmiento Gutiérrez

 

Ciudad de México.- Combatir de manera frontal la corrupción y la impunidad  y desterrar las políticas neoliberales que han fracaso y sumido al país en una profunda crisis económica y social, con sumisión y obediencia al mandato del pueblo, ofreció Andrés Manuel López Obrador al tomar posesión como presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. 

Durante la sesión general de las Cámaras de Senadores y Diputados del Congreso de la Unión, realizada este primero de diciembre en el palacio legislativo de San Lázaro, el primer mandatario de México surgido de la izquierda, recordó que la instauración de sistemas políticos y económicos corruptos ha impedido el resurgimiento de la nación.

Habló de una cuarta transformación pacífica y ordenada, pero al mismo tiempo, profunda y radical. “Hoy no sólo inicia un  nuevo gobierno, hoy comienza un cambio de régimen político”, advirtió ante presidentes, diplomáticos, dignatarios y monarcas de decenas de países, ante quienes refrendó la amistad y respeto de su administración con todos los gobiernos del mundo.

Tras obtener un histórico respaldo popular y electoral en las elecciones del primero de julio de este año, López Obrador se pronunció por convertir la honestidad y la fraternidad en forma de vida y de gobierno. 

Estos postulados, dijo, se sustentan en la convicción de que la crisis en México se originó –no sólo por el fracaso del modelo económico neoliberal aplicado en los últimos 36 años–, sino también por el predominio en la inmunda corrupción pública y privada.

“Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría que ha lucrado con el influyentismo, esa es la causa principal de la desigualdad económica y social, también de la inseguridad y la violencia que padecemos”, sentenció en presencia de un desencajado Enrique Peña Nieto.

Andrés Manuel López Obrador nutrió ante el poder legislativo e invitados especiales, sus propuestas en materia de pueblos indígenas, migración, combate a la pobreza, desarrollo social, política interior y exterior, rescate del sector energético, seguridad pública, austeridad y derechos humanos, entre otros temas que forman parte de la agenda que ya se discute en ambas cámaras.

Al ver consolidado un proyecto político producto de varias décadas de lucha y asumir la máxima magistratura del país, sostuvo que “estoy preparado para no fallarle a mi pueblo… no tengo derecho a fallar: Nada material me interesa, ni me importa la parafernalia del poder; Siempre he pensado que el poder debe ejercerse con sabiduría y humildad y que sólo adquiere sentido y se convierte en virtud, cuando se pone al servicio de los demás”.

El nuevo presidente de las y los mexicanos aseguró estar consciente de la gran expectativa que existe y el desafío que significa enfrentar los grandes y graves problemas nacionales. Creo en el pueblo y en su cultura, las culturas de México que siempre han sido nuestras salvadoras, añadió.

“Ya estamos en el camino de lograr el renacimiento de México, nos vamos a convertir en una potencia económica y sobretodo en un país modelo, que habrá de demostrar al mundo, que acabar con la corrupción es posible y así lo haremos, porque de esa manera construiremos una sociedad más justa, democrática, fraterna y alegre”, subrayó.

“En tener un buen gobierno empeño mi honor y mi palabra, gobernaré con entrega total a la causa pública; dedicaré todo mi tiempo, mi imaginación y mi esfuerzo en recoger los sentimientos y cumplir con las demandas de la gente.

“Actuaré sin odios, no le haré mal a nadie, respetaré las libertades, apostaré siempre a la reconciliación y buscaré que entre todos logremos la cuarta transformación de la vida pública de México”, prometió López Obrador en esta jornada histórica.

Manifestó que “bajo ninguna circunstancia habré de reelegirme, por el contrario, me someteré a la revocación del mandato, porque deseo que el pueblo siempre tenga las riendas del poder en sus manos. El pueblo pone y el pueblo quita, es el único soberano al que debo sumisión y obediencia”, recalcó vitoreado, entre aplausos y muestras de respaldo.

Los grupos parlamentarios de todos los partidos políticos, fijaron sus respectivas posturas en torno a los gobiernos saliente y entrante, al principio de la sesión solemne.

 

 

 

 

 

 

@sarmientodebate

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload